Regresar a la página del Ciclo de Vida



El Cortejo es la primera etapa del desarrollo de una organización. En esta etapa, la empresa aún no ha nacido. Existe como un brillo en el ojo del Fundador. El enfoque de Cortejo es necesariamente en sueños y posibilidades.

El objetivo principal de esta etapa es construir el entusiasmo y el compromiso del Fundador con su sueño. Cuanto mayor sea el riesgo, más profundo será el compromiso necesario. Como Conrad Hilton dijo: "Si desea lanzar grandes barcos, tiene que ir a donde el agua es profunda".

En el Cortejo, es normal experimentar miedo, incertidumbre y dudas. ¿Qué vamos a hacer exactamente? ¿Cómo se va a hacer? ¿Cuándo debe hacerse? ¿Quién va a comprar esto y por qué? Ahora es el momento de probar en el túnel de viento el brillo de la visión del Fundador.

El objetivo del negocio incipiente debe ser agregar valor y satisfacer las necesidades del mercado. Los fundadores que están en él sólo por el dinero, a menudo no tienen la fortaleza para sostener a sus empresas sobre el camino rocoso que se encontrará en la infancia y Go-Go. Una definición útil de un Fundador es alguien con "Convicción irrazonable frente a pruebas insuficientes". Por definición, la mayoría pensará que la idea para el nuevo negocio es arriesgada, y probablemente no funcionará. No es importante que todos los demás crean que funcionará. Es crucial que el (los) Fundador (es) crean que lo hará, y están comprometidos a hacer lo que sea necesario para que la nueva empresa tenga éxito.
Leer Más

Problemas del Cortejo

Problemas Normales

    • Exceso de entusiasmo, posiblemente injustificado
    • Falta de claridad en los detalles
    • Miedo, incertidumbre y dudas
    • Metas mezcladas. Cambiar al mundo y hacer dinero.

 

Problemas Anormales

    • Poco compromiso (actitud de "probarlo y ver")
    • Pensar demasiado en los detalles, sensación de que se cae el proyecto
    • Falta de miedo
    • Foco exclusivo en hacer dinero

 

Patologías del Cortejo: La Aventura

Un cortejo que no ha probado las duras realidades que afronta cualquier nuevo negocio puede fácilmente degradarse a una aventura donde el compromiso del fundador se evapora al primer signo de dificultad. ¿Qué es una aventura con mucho entusiasmo pero sin un compromiso real?

Receta para el Éxito

Cuando el Fundador(es) toma la decisión tajante de renunciar a su trabajo, hipotecar su casa y/o aceptar capital semilla, la organización nace e instantáneamente se mueve a la Infancia. Con este simple acto de fe, el Fundador(es) se embarca en un viaje que es altamente incontrolable, un viaje de éxitos y de tragedias.

Hasta que uno está comprometido, existe la duda, la oportunidad de virar atrás ante todo acto de iniciativa y creación. Hay una verdad elemental para la ignorancia que mata incontables ideas y planes espléndidos: el momento en que uno se compromete definitivamente, la providencia comienza a moverse también. Todo tipo de cosas comienzan a suceder que le ayudan a uno y que de otra manera jamás hubieran ocurrido. Una corriente de eventos salen de aquella decisión, trayendo a favor toda clase de incidentes y ayudas materiales imprevistas que ningún hombre pudo haber soñado que sucederían de tal manera.

 

W. H. Murray, The Scottish Himalayan Expedition, 195

Managing Corporate Life Cycles, 2a Edición por el Dr. Ichak Adizes. Publicado por el Instituto Adizes. © 2004, Ichak Adizes.